Vila-real reordena las plazas de discapacitados para evitar la “picaresca” y atender las necesidades “reales” de aparcamiento

acudim  El Ayuntamiento de Vila-real, a través de la Concejalía de Seguridad Ciudadana, ha iniciado una revisión de las plazas de aparcamiento reservadas para personas con discapacidad con el objetivo de garantizar que todas las personas con movilidad reducida “encuentren sitio cuando lo necesiten” y, al mismo tiempo, “evitar la picaresca y prevenir ciertos abusos”, según ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Serralvo, durante la presentación del nuevo protocolo de reserva de estacionamiento para personas con discapacidad.

Para ello, desde la administración local, se han puesto en marcha diferentes acciones. Una de ellas es la renovación de las tarjetas de estacionamiento para personas con discapacidad. “En estos momentos estamos cambiando las reservas de estacionamiento” ha afirmado el intendente general jefe de la Policía Local de Vila-real, José Ramón Nieto quien ha destacado que, actualmente, se conceden dos modelos: las tarjetas genéricas, siguiendo el modelo normalizado de tarjeta que se reconoce por los estados miembros de la Unión Europea y las específicas de Vila-real. Unos certificados que concede el Ayuntamiento a todos aquellos que cumplen con dos requisitos: tener un grado de discapacidad igual o superior al 33% y además alcanzar un mínimo de 7 puntos de movilidad reducida. La nueva regulación de las tarjetas también deberá incluir un certificado del médico de cabecera en el que determine la existencia de dificultades de movilidad que requiera ayuda para su desplazamiento. “Una tarjeta de estacionamiento especial que podrá utilizarse cuando conduzca la propia persona con discapacidad si está autorizada para ello o bien cuando el conductor sea otra personas distinta pero, en todo caso, el vehículo deberá transportar a la personas con movilidad reducida titular de la tarjeta”, asegura Nieto quien indica que las nuevas tarjetas serán renovadas cada dos años e incorporará un holograma o marca de agua para evitar falsificaciones. “Evitar que sean unas tarjetas utilizadas por quien no debe, es decir, un uso indebido por parte de familiares como sucede en algunos casos o las falsificaciones mediante fotocopias es lo que no queremos”. Y seguramente y gracias a la nueva concesión, se pasará de los 180 permisos existentes a los 130.

Además, entre las actuaciones de mejoras, también se incluye una reordenación en las plazas de estacionamiento, habilitando espacios reservados a las personas de movilidad reducida en edificios públicos, centros culturales, espacios de ocio, parques y jardines, centros de salud “para poder aparcar para hacer cualquier trámite” asegura el jefe de la Policía Local, quien señala que también quedan reguladas las concesiones de aparcamientos reservados ante las viviendas. En este sentido Nieto ha indicado que, en estos momentos, se están llevando a cabo los trabajos de señalización modificando el color de los estacionamiento que pasará de ser amarillo a azul.

“Se trata de una iniciativa que ha contado en todo momento con la colaboración de Acudim ya que nos interesa conocer la opinión de las personas más afectadas”, ha afirmado Serralvo. Por su parte, la presidenta de Acudim, Fina Mora, ha destacado el gran trabajo e implicación del actual equipo de gobierno “por su interés en atender las necesidades del colectivo” y ha hecho una llamada a la ciudadanía recordando que “todas estas medidas suponen un coste para el consistorio y que por tanto han de ser responsables con el uso de las tarjetas y no abusar de los derechos concedidos”.