Vila-real pone en valor la antigua ‘vila’ con el proyecto de visibilización del trazado y portales de la muralla medieval

medieval  El recuerdo de las antiguas murallas que rodeaban la Vila-real medieval volverá a delimitar la vila original, gracias al proyecto de visibilización del trazado que está llevando a cabo la concejalía de Territorio en cuatro antiguos portales de la ciudad. El proyecto persigue poner en valor la planta medieval “tanto como un interesante reclamo turístico más como para difundir entre la población el conocimiento de nuestra historia, por dónde discurría la vila medieval o nuestro patrimonio”, valora el concejal de área, Emilio M. Obiol. Tras una primera actuación de adecuación de infraestructuras en la plaza Mossèn Ballester, los trabajos se centran en estos momentos en la restitución de una parte de la muralla oculta hasta el momento en la calle Cova Santa, para lo cual se está utilizando la técnica ancestral de la arquitectura de tapia.

En concreto, en la antigua calle de Baix se ha dejado al descubierto la muralla que estaba oculta en una pared y se está restituyendo la parte en peor estado, de manera que sobresalga unos centímetros, “marcando también así la diferencia de amplitud entre las murallas del siglo XIV y las del siglo XVI”. Para esta reconstrucción, se está utilizando la misma técnica que se usó en la construcción original del muro. “Estamos utilizando la técnica de la arquitectura de tapia, que es una forma de construcción muy antigua que se usa mucho en restauraciones y que consiste en la construcción del muro con tierra húmeda compactada a golpes con un pisón y con un encofrado de madera que se va desplazando a medida que se avanza en la construcción”, explica el arquitecto responsable de los trabajos, Fermín Font.

Además de esta laboriosa restitución, el proyecto también contempla la colocación de un pavimento especial para marcar en el suelo el trazado de la muralla, así como la visibilización del antiguo portal de la Sang (Mossèn Ballester), el dels Martins (plaza Colón) y el de Onda (campanario). En estos puntos, se colocará una placa de fundición de metal con el nombre de la puerta y el escudo de la ciudad, así como la delimitación y datación de las diferentes anchuras que ha tenido la muralla medieval a lo largo de la historia. La colocación de puntos de luz completará el proyecto.

“La planta hipodámica de Vila-real es uno de los ejemplos más interesantes de planta medieval; lo que pretendemos con este proyecto es ponerla en valor y favorecer su conocimiento y promoción como un valor patrimonial, cultural y turístico muy significativo”, añade Obiol. La actuación cuenta con un presupuesto de unos 50.000 euros y acometerá el grueso de los trabajos una vez finalizadas las fiestas de septiembre para evitar las molestias en las zonas comerciales del centro.