Vila-real impulsa una Escuela Municipal de Verano con servicio de comedor en agosto para dar respuesta a la demanda social

escuelaverano  Los niños y niñas de Vila-real podrán disfrutar por primera vez en agosto de una Escuela Municipal de Verano. La concejalía de Servicios Sociales ha decidido poner en funcionamiento durante la primera quincena de agosto una escuela municipal de integración y con servicio de comedor, con importantes bonificaciones que llegan hasta la gratuidad, con el objetivo de dar respuesta a la gran “demanda recibida en el Aplec Municipal de Temps Lliure” y poder seguir ofreciendo durante el agosto un servicio de comedor escolar “que nos garantiza que nuestros niños reciben una alimentación adecuada y equilibrada”. La concejala de Servicios Sociales, Mònica Àlvaro, ha anunciado esta mañana la creación de esta Escuela Municipal de Verano en agosto, así como el incremento de las plazas del Aplec d’Estiu en julio “para que ningún niño ni niña se quede sin su plaza”.

De esta manera, el Aplec d’Estiu llegará este año hasta las 500 plazas (125 por colegio y turno), frente a las 400 que se ofertaban inicialmente (200 plazas por quincena y 100 por centro), con la posibilidad de comedor totalmente gratuito para niños y niñas víctimas de violencia de género, padre y madre en el paro sin ningún tipo de prestación o derivados directamente por Servicios Sociales. Aunque el plazo de matrícula sigue abierto hasta el día 26, Àlvaro explica que, hasta el momento, “hemos ampliado a 125 plazas por turno y colegio, especialmente al primer turno, que tiene más demanda”.

De los escolares inscritos, 277 niños y niñas son beneficiarios de algún tipo de bonificación y, con respecto al comedor, por el momento son 157 los menores que utilizarán este servicio, de los cuales 124 contarán con la gratuidad total. “Así, el Aplec d’Estiu consolida su oferta y se amplía, de forma que podemos decir hasta ahora que ningún niño ni niña se quedará sin una plaza en el Aplec gracias a los esfuerzos realizados en este ámbito”, señala Àlvaro.

A este esfuerzo para la ampliación de la capacidad del Aplec, este año se sumará también una Escuela de Verano Municipal, que se llevará a término durante los 13 primeros días de agosto en el colegio Angelina Abad. Esta nueva escuela integradora contará con una capacidad de 150 plazas y posibilidad de servicio de comedor en los mismos términos y bonificaciones que el Aplec de julio. Durante el próximo mes, se abrirá el proceso de inscripción a esta escuela de agosto, que será gratuita. “Con estas iniciativas seguimos demostrando que el bienestar de nuestros niños y niñas es importante para nosotros, y que trabajamos por dar respuesta a la ciudadanía en la medida que nuestras posibilidades nos lo permiten”, añade la regidora.

En esta línea, la responsable municipal de Servicios Sociales ha lamentado las condiciones y plazos impuestos por la Orden de la Conselleria de Bienestar Social 14/2014 por la cual se pretenden sufragar gastos de los ayuntamientos que tengan establecidas medidas de alimentación y/o ocio destinadas a los menores durante periodo estival. “El problema radica en que, pese a todos los esfuerzos que estamos dedicando a este tema, la Conselleria solamente nos ha dado cinco días hábiles por solicitar estas subvenciones, con unos plazos e inconvenientes que nos hacen imposible optar a las subvenciones. Además, las rentas que barema la Generalitat son de 5.007,80 euros anuales por unidad familiar, muy inferiores a las que nosotros consideramos a la hora de luchar contra la exclusión social, así como se dejan fuera a menores con discapacidad, víctimas de violencia de género o incluso niños y niñas en situación de acogida, que son mayoritariamente los que conforman otro programa especial de la concejalía, el Promou, que, por lo tanto, tampoco se verá bonificado a pesar de ser un programa pionero en la lucha contra la exclusión social que afecta a los menores”, detalla Àlvaro.

Ante esta situación, la Junta Local de Gobierno ha hecho llegar una queja directamente a la Conselleria sobre la forma de proceder y los plazos establecidos en la Orden 14/2014. “Los plazos que impone son casi inexistentes, el papeleo que piden inalcanzable y no existe ningún diseño sino que dejan todo uno programa de ayudas a la voluntad y capacidades de los ayuntamientos”, lamenta Àlvaro, quien anuncia también una moción para pedir la ampliación de los plazos y los requisitos de los menores que puedan ser beneficiarios de estas subvenciones.