Tupper sí, tupper no

Ayer Núria Goterris entrevistó a la presidenta de FAPA Castellón Peñagolosa, Mª Dolores Tirado para tratar el tema de los tuppers en los comedores escolares.

La presidenta reconoció que estos primeros días en que se han abierto los comedores de los colegios han sido un verdadero caos, pues muchos niños se han quedado a comer, pero los padres todavía no han cobrado las becas de ayuda para el comedor. Además con el recorte que ha hecho la Consellería, las familias van a tener que pagar de 20 a 30 Euros por niño al mes para que éstos se puedan quedar a comer en el centro escolar, y esto hoy en día supone un gasto inasequible para muchas de ellas.

             En palabras de la señora Tirado, el tema del tupper ha sido una patata caliente que la Consellería ha puesto encima de la mesa dejando la responsabilidad de la decisión de tupper sí o tupper no a los consejos escolares, creando por este motivo un conflicto entre las AMPAS, padres, docentes, federaciones, etc. cuando en realidad esto lo tendría que haber solventado la Administración simplemente no haciendo recortes en estas ayudas, que hoy en día son más bien ayudas existenciales que ayudas de comedor.

                Según Mª Dolores Tirado, la mayoría de los centros educativos han decidido no autorizar el tupper por motivos bastante evidentes, ya que en el caso de que se pudiera producir una intoxicación alimenticia a causa de algún alimento en mal estado, la responsabilidad recae en el centro escolar, la Administración en estos casos se lava las manos. Además con los tuppers el control alimenticio de sanidad, que exige la Administración, no existe, pues los Consejos Escolares no pueden controlar el equilibrio alimentario, los nutrientes, las posibles intoxicaciones si no son ellos los que hacen las dietas, y al fin y al cabo eso también es educación.

                 La solución que propone la presidenta de FAPA Castellón Peñagolosa, es que los padres hablen con sus AMPAS, que reclamen y que pongan recursos para la modificación de estas becas de comedor, que reclamen la revisión de sus ayudas. Existe un documento en la página web de FAPA destinado a este fin. Es cuestión de que las AMPAS lo distribuyan entre sus asociados. El año pasado se hicieron muchos recursos y Castellón consiguió recuperar muchas de estas becas que se habían perdido.

                 Señores de la Administración piensen un poquito en las familias que realmente necesitan estas ayudas de comedor, que hay muchos niños que la comida del colegio es la única que pueden hacer en condiciones. Y no hagan que siempre paguen el pato los mismos… nuestros niños.