Territorio mejora la seguridad y accesibilidad viaria en Botànic Calduch con la apertura provisional de la calle Corts Valencianes

mejora  Tras la eliminación del foco de insalubridad e inseguridad que suponía una alquería abandonada frente al colegio, el Plan de limpieza, saneamiento e incremento de las dotaciones en la zona de Botànic Calduch impulsado este verano por la concejalía de Territorio permitirá a los vecinos del barrio ver otra de sus “reivindicaciones históricas” atendidas. Se trata de la prolongación de la calle Corts Valencianes hasta la avenida Grecia, que quedará abierta provisionalmente gracias a la actuación realizada esta semana por Territorio para el derribo de muros, saneamiento y alineación del vial.

“La actuación consiste en el derribo de unos restos de muros y tapias, con la consiguiente eliminación del peligro que suponían, la limpieza y adecuación del solar resultante y la alineación del vial para darle una accesibilidad provisional”, detalla el concejal de Territorio, Emilio M. Obiol, quien recuerda que hacer posible esta solución a una “reclamación histórica” del barrio ha requerido también de un importante “trabajo de gestión” para la cesión de la vía pública necesaria para alinear la calle. “De esta manera, logramos incrementar la seguridad en la zona, eliminar otro foco de suciedad y facilitar una accesibilidad provisional en un punto que, hasta ahora, estaba cerrado al paso”, valora el edil. “No se trata de una urbanización”, puntualiza, “pero sí de una actuación muy significativa para garantizar la limpieza, la seguridad y la adecuación viaria de la zona, que había quedado cerrada e inaccesible a resultas de un PAI que no llegó a materializarse”.

Los trabajos se enmarcan en el Plan de limpieza, saneamiento e incremento de las dotaciones programado por la concejalía de Terrtorio para la zona de Botànic, que ya ha permitido dar respuesta este verano a otra de las principales reclamaciones del barrio. “En el solar contiguo al colegio Botànic Calduch hemos procedido al derribo de un antigua alquería abandonada, tras un importante trabajo de gestión y negociaciones con los propietarios, que nos ha permitido eliminar un foco de inseguridad e insalubridad, limpiando y nivelando el solar resultante, que ahora puede ser usado por los vecinos como aparcamiento provisional y dignificando de esta manera toda la zona”, argumenta Obiol. Además, esta primera actuación ha permitido “reservar y delimitar” otra alquería próxima que, por su valor patrimonial y etnológico, se conservará para una futura restauración con la idea de poder servir de sede de la asociación de vecinos del barrio.

El plan de actuación en Botànic Calduch, con el derribo de la alquería abandonada frente al colegio y la prolongación de la calle Corts Valencianes, ha supuesto una inversión de unos 9.000 euros y se completará en un futuro con nuevas mejoras y dotaciones para este barrio de la ciudad.