La Policía Rural recupera en 2013 cerca de 9.000 kilos de naranjas y 100 kilos de caracoles en más de 7.000 controles

La labor de vigilancia del término municipal, en particular en materia de seguridad ciudadana, tráfico, vertidos y patrimonio, que realiza el grupo rural de la Policía Local de Vila-real ha permitido en 2013 la recuperación de cerca de 9.000 kilos de naranjas e intervenir más de 100 kilos de caracoles en las más de 7.000 actuaciones de vigilancia y control realizadas, entre visitas a pozos de riegos, huertos, polígonos, puntos de vertido o zonas de masets, entre otros. La memoria estadística anual del Grupo Rural correspondiente a 2013 detalla las actuaciones realizadas por la unidad en ámbitos como la seguridad, los vertidos, la vigilancia del patrimonio o las reclamaciones y mediaciones en el campo, con cuatro casos resueltos de los cinco planteados.

En el ámbito de la seguridad ciudadana, los agentes del Grupo Rural han realizado vigilancias en zonas de masets, fincas, caracoleros, polígonos industriales, partidas del término municipal, naves abandonadas y asentamientos ilegales, así como en pozos de riego. En estas actuaciones, se han identificado 367 personas y 142 vehículos y se han formalizado 16 denuncias. En cuestiones relacionadas con el tráfico, los agentes han realizado 28 controles esporádicos y han colaborado en 26 accidentes de circulación. Además, han participado incendios, zonas inundables, servicios humanitarios o control en eventos de carácter deportivo o religioso.

Los vertidos en el término municipal han supuesto la realización de 1.319 puntos de vigilancia y se han prestado durante todo el año 275 horas de atención directa al público de las oficinas del Grupo Rural. La memoria también detalla las 804 horas destinadas por los agentes rurales a las asistencias a colegios y regulación del tráfico en los accesos a los centros docentes o las 210 visitas realizadas durante 2013 al patrimonio histórico para velar por su buen estado y conservación.

Una de las áreas de actuación al alza en la Policía Rural en los últimos años es la referente a la vigilancia e identificación de recolectores de caracoles en el término municipal. En los 133 dispositivos de control realizados en este ámbito, los agentes rurales han logrado identificar a 31 personas y 13 vehículos, y se ha procedido a intervenir un total de 105 kilos de caracoles, una cifra notablemente inferior a los 533 kilos recuperados durante el año anterior. Estas actuaciones han derivado en la interposición de 15 denuncias por vulneración de la Ley 042/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y en la elaboración de 30 informes. A estas detenciones, se suman las cuatro personas arrestadas por robos de cítricos, en unas actuaciones que han supuesto la intervención de dos vehículos y la recuperación de 8.945 kilos de naranjas que iban a ser sustraídas.