La Escuela de las Emociones recoge más de 1.200 kilos de comida solidaria en las 40 horas de formación emocional programadas

emocions  La Escuela de las Emociones, impulsada por la concejalía de Servicios Sociales, ha cerrado su primera edición en Vila-real con un balance de más de 1.200 kilos de comida recogidos en las 40 horas de formación emocional gratuita impartidas. La recogida solidaria de alimentos se ha realizado a través del proyecto 1hx1kg, a través del cual los 241 participantes a las diferentes sesiones de la Escuela de las Emociones (EMOS) han aportado un kilo de productos no perecederos por cada hora de formación recibida.

Los alimentos recogidos en cada una de las sesiones se han repartido de manera alterna entre las diferentes asociaciones locales que trabajan en la ayuda a familias con dificultades, como Cáritas, Juventud Antoniana, Cruz Roja y San Vicente de Paúl. Precisamente la sede de San Vicente de Paúl ha sido el escenario escogido por la edil de Servicios Sociales, Mònica Àlvaro, presentar el balance de esta primera edición de la iniciativa, junto con el responsable del programa, Jonathan Secanella.

“Son muchas y diversas las iniciativas privadas y por parte de entidades que anualmente se vuelcan en la recogida de comida solidaria, que muchas veces va a parar a alguna de las cuatro entidades de Vila-real que atienden a las personas que peor lo están pasando con la crisis. Iniciativas como los vales de compra impulsados por el Ayuntamiento o la dispensa de alimentos, que después se reparten entre la población más desfavorecida de forma anónima y altruista”, señala Àlvaro. Entre estas iniciativas solidarias se encuentra también la Escuela de las Emociones, por la cual la concejala ha querido agradecer al pequeño comercio de la ciudad, que ha patrocinado el programa, y particularmente también “la iniciativa de una persona, Jonathan Secanella, que ha contribuido a que despensas como ésta de San Vicente de Paúl se llen con productos de primera necesidad”.

“La Escuela de las Emociones ha sido un proyecto innovador y muy provechoso, tanto para las asociaciones locales, que se han beneficiado de esos 1.205 kilos de comida, como para las personas que han acudido a la formación y han tomado parte del proyecto 1hx1kg al tiempo que han podido aprender también a ser un poco más felices. Un proyecto del cual nos sentimos particularmente orgullosos como un ejemplo de solidaridad, cooperación y programación estable a lo largo de las 16 sesiones formativas”, argumenta.

También Secanella, coach, formador y responsable de la EMOS, ha destacado la buena acogida del programa, con unos índices de asistencia que han ido “in crescendo” hasta situarse en los 40 participantes por término medio. “Hemos intentado ayudar a la gente a ser un poco más felices, con charlas de temática muy diversa entre las cuales han destacado por su buena acogida las referidas al estrés, la comunicación asertiva o la autoestima infantil”, señala Secanella, quien adelanta que en próximas ediciones se incorporarán nuevos temas como la gestión del tiempo o las relacionas en pareja.

En este sentido, los buenos resultados de este programa formativo y solidario han llevado a decidir su continuidad para el próximo curso. “La Escuela de las Emociones ha permitido que la formación emocional de las personas y la solidaridad con nuestros vecinos y vecinas vayan juntas, haciendo que Vila-real sea más humana, más social y más feliz. Por eso, tras evaluar sus resultados con las entidades sociales de la ciudad, estamos más que dispuestos a comenzar para el próximo curso lectivo 2014-2015 una nueva colaboración dentro de este proyecto denominado 1hx1kg”, concluye Àlvaro.