El Consorcio del Riu Millars enlaza las rutas de Almassora y Vila-real

consorcio  El presidente del Consorcio del Riu Millars, Vicente Casanova, ha visitado esta mañana el cauce del río para conocer in situ las características de la conexión que ha permitido enlazar la Senda de la Desembocadura del Millars de Almassora con el Camí de l’Aigua de Vila-real. Acompañado por los alcaldes de Burriana, José Ramón Calpe, y Vila-real, José Benlloch, así como los regidores de Medio Ambiente de los tres municipios que conforman el Consorcio del Riu Millars, Casanova ha destacado los beneficios de una actuación “sencilla”, pero “de gran impacto para todos los usuarios”.

El proyecto, redactado por la arquitecta municipal de Almassora Begoña Conill, fue ejecutado durante el primer semestre del año y recepcionado el pasado 26 de mayo. Adjudicado a la firma Corporación Valenciana de Obras Públicas (Covop), cuyos representantes también han asistido a la visita, el importe de adjudicación ha sido de 14.848,41 euros.

Se ha creado una conexión con una anchura de 2,5 metros y una longitud de 100 metros, que coincide con el ancho del cauce en este punto, y que, básicamente, y sin influir en el flujo hidráulico del río, permite que los vecinos y visitantes de nuestro humedal puedan recorrer el Millars desde la desembocadura de la playa de Almassora hasta el ermitorio de la Mare de Déu de Gràcia de Vila-real”, ha manifestado el presidente del Consorcio del Riu Millars.

Cabe señalar, tal y como ha recordado Casanova, que la solicitud parte de la asociación “Vila-real en bici”, tal y como ha indicado el alcalde de Vila-real, que instó al Consorcio a buscar un paso que posibilitara cruzar el Riu Millars en bicicleta, conectando los tramos de senda abiertos y practicables de Almassora y Vila-real. “Cuando nos llegó la solicitud creímos oportuno e interesante ejecutar la obra, puesto que aporta un gran beneficio a los usuarios que la emplean, tanto peatones como ciclistas”. En este sentido, ha considerado Casanova, “hoy ya es una realidad y no son pocos los usuarios del cauce que ya han realizado el recorrido completo, tanto a pie como en bicicleta”.

El proyecto, costeado con cargo a los fondos del Consorcio del Riu Millars, constituye una acción más del órgano del que forman parte los ayuntamientos de Almassora, Burriana y Vila-real, así como la Diputación Provincial de Castellón y la Generalitat Valenciana. “Estamos trabajando para luchar, poco a poco, por reivindicar los valores y preservar la riqueza que atesora nuestro río”. “Queremos conservar el río, pero no mantenerlo en una urna, sino que se visite y se recorra”. Un objetivo que, en opinión de Casanova, “se consigue invitando a la gente a que disfrute del Riu Millars, puesto que conociendo el humedal aprenderemos a respetarlo y querremos conservarlo para nuestras generaciones futuras”.

De hecho, tal y como ha considerado Benlloch, “este es un día para felicitarnos, y que demuestra que cuando se trabaja con ilusión, los objetivos se consiguen”. Circunstancia que también ha reivindicado el primer edil de Burriana, quien ha señalado que “si invitamos a los vecinos a disfrutar del paraje nace el compromiso para trabajar hacia la conservación”.

Recorridos a pie o en bicicleta

Cabe señalar que las sendas que Almassora y Vila-real poseen en el Riu Millars están adaptadas al uso de peatones y ciclistas. En el caso de Almassora, el circuito parte de la playa, con una ruta de 5,5 kilómetros que enlaza con el núcleo urbano de Almassora. A ella se suma un segundo itinerario, entre el pueblo y Santa Quitèria, de 2 kilómetros de longitud. Entre ambos, existe una conexión que recorre la trama periurbana de Almassora y que se extiende a lo largo de 1,6 kilómetros.

En definitiva, una senda de 9,1 kilómetros que abrimos a la salud y al deporte y que, con esta conexión, enlazamos en el kilómetro 8, aproximadamente, con la senda botánica que en Vila-real también pone en valor el Millars”. En este caso, cabe señalar que el tramo de Vila-real parte del margen derecho del paraje del Termet , a la altura del molino de la ermita y tras superar el puente medieval de Santa Quitèria enlaza con el de Almassora “en la conexión que hoy visitamos”.